Las personas que quieren ser feliz, es porque así lo han decidido. Porque decidieron darle un cambio a su vida y porque dijeron para si mismos “ya es suficiente de sufrir, quiero vivir“. Y precisamente, estas personas a continuación forman parte de ese selecto grupo de personas que decidieron cambiar sus vidas para siempre.

Rodolfo, cada vez que salía con mi chica, me comenzaban a dar ciertos ataques de ansiedad. De niño fui humillado psicológicamente por mi padre y de grande siempre me consideré alguien “feo”.

Nunca me sentí digno de nadie y cuando una chica se me acercaba me comenzaban los ataques de pánico. Gracias a Vive Sin Ansiedad pude saber que el problema radicaba ahí, en el miedo al rechazo, simplemente yo era alguien que no soportaba el rechazo.

No lo sabía manejar. No sabes lo agradecido que estoy contigo, hoy en día puedo disfrutar de mi relación con esta hermosa chica quien por cierto, es mi primer novia. Lo sé, a mis 31 años y apenas tengo mi primer novia.

Sigo en tratamiento, pero mi hermano Rodo, es un avance gigantesco el que he tenido con Vive Sin Ansiedad. Siempre pensé que sufría de hidrofobía, no podía acercarme a un pequeño lago o un río sin sentir que este se desbordaría, o que saldría un cocodrilo para arrancarme las piernas.

Lo sé, es un miedo muy tonto, pero así era. Gracias a Vive Sin Ansiedad ahora este problema se está acabando. Sigo sin ser capaz de meterme de cuerpo completo a un río o siquiera una alberca, aunque puedo acercarme y tocar el agua. Solo me tomó 3 semanas, estoy muy espectante para terminar el tratamiento y ser una persona nueva. Muchas gracias Rodolfo!

Salir de la ciudad era una cruel tortura para mi salud emocional. Simplemente no podía hacerlo sin sentir que en cualquier momento chocaría y moriría prensado entre los fierros retorcidos y aun calientes de la carrocería del pasaje.

De hecho no podía subirme o acercarme a un autobus sin sentir un mareo intenso y sentir los inicios de un ataque de pánico a punto de desatarse. A solo 7 semanas de haber comenzado, ya pude salir de paseo a la localidad vecina.

Fueron solo 70 minutos de viaje, pero pude disfrutarlo como nunca en mi vida. Sentir la relajante vibración del pasar del caucho sintiendose en mis pies. Repirar el aire de carretera, es una sensación como nunca la había sentido en mi vida. Muchas gracias Rodo.

Hola Rodolfo, aquí de regreso de mi primer fiesta, luego de pasar cerca de 2 años sin salir de casa. No vivo sola, mi familia siempre me apoyó en todo, intentaron ayudarme con este problema de tener una terrible agorafobia.

Hace poco más de 2 años, sufrí un robo muy violento en la esquina de la calle donde vivo. No fue muy grave, sí me dieron un par de golpes y me quitaron solo cosas materiales, pero no pasó nada más. Un mes después estuve a punto de ser violada por dos tipos cuando salía del trabajo.

Luego de eso no podía salir a la calle sin sentir que alguien estaba atrás de mi; ni siquiera podía salir acompañada. Poco después, luego de comenzar a sufrir de ansiedad, comenzaron los ataques de pánico. Me ponía a gritar como loca, pedía ayuda a gritos y me perdía completamente, sufría de pequeñas lagunas mentales donde no recordaba lo sucedido. De hecho a mi hermano una vez casi lo arrestan por que pensaron que él me estaba haciendo daño en plena acerca de mi casa.

Pero fue gracias a él que conocí tu sitio y empecé el tratamiento Vive Sin Ansiedad. Fueron unos meses intensos, pero luego de poder salir a la calle nuevamente, ya pude salir a mi primer fiesta en mucho tiempo. He comenzado a vivir, he comenzado a disfrutar de la vida y los ataques y la ansiedad, ya son cosa del pasado. Muchas gracias Rodolfo, eres un ángel.

Como puedes darte cuenta, solo es cuestión de decidirte a darle un cambio a tu vida. Date cuenta que sufres de ansiedad y que necesitas ayuda inmediata. No está mal pedir ayuda y si es por cuestión de verguenza, Vive Sin Ansiedad te ayudará desde la privacidad de tu casa.

Date la oportunidad de ser feliz, decidete a vivir mejor. ¿O crees que no mereces ser feliz?